Desembarco en Galicia

2019

En el año 2019 y tras el nacimiento de Alma Carraovejas, llegamos a la DO Ribeiro con Viña Meín · Emilio Rojo. Dos bodegas emblemáticas que unen sus raíces más primitivas para alumbrar una apuesta por el futuro en la cuna del Ribeiro.

El paisaje de Ribeiro se esculpe en granito y bancales… en valles infinitos salpicados por caudales y aguas termales. En terrazas y angostos caminos que discurren entre muretes de piedras ganados a la montaña por las manos de varias generaciones.

Fuentenebro, nuevas cotas en la Ribera del Duero

2018

En el año 2018 aterrizamos en la zona de mayor altitud de la Ribera del Duero con Milsetentayseis. Un proyecto que busca nuevos límites: entre valles, peñas y hoyadas crece un viñedo ancestral de unos suelos de una extraordinaria riqueza mineral.

Basado en variedades autóctonas, un clima extremo y un entorno único, Milsetentayseis debe su nombre a la característica más diferenciadora del proyecto: su altitud. Una viña vieja que convive con nuevas plantaciones dentro de un proyecto integral de rehabilitación de parcelas que pone en valor un paisaje de una gran tradición vitivinícola.

Apertura de Ambivium

2017

35 años después, Ambivium, el restaurante de Pago de Carraovejas abrió sus puertas con la misma ilusión que inspirara a José María Ruiz y que su hijo, Pedro Ruiz Aragoneses, perpetúa en la dirección.

Enmarcado en las instalaciones de Pago de Carraovejas, el Restaurante Ambivium nace para dar respuesta a la necesidad de un espacio diferente con cocina creativa e innovadora y como complemento a la oferta de enoturismo de la bodega. Un paso más en la historia de Alma Carraovejas.

La llegada de Ossian

2013

En 2013, la familia Ruiz Aragoneses adquiere la totalidad de Ossian Vides y Vinos. Un proyecto singular que recoge el testigo de cinco siglos de tradición vitivinícola y que avanza en la historia de Alma Carraovejas.

Con todo, sentimos que apenas hemos dado los primeros pasos de un camino de aprendizaje cuyo objetivo es dar aún más valor a la riqueza de un patrimonio excepcional. Un patrimonio en forma de viñas que, como esculturas, se erigen firmes e hieráticas en un terreno predestinado a perdurar.

 Primera añada

1991

La primera cosecha de Pago de Carraovejas fue en 1991, fruto de los apenas 70.000 kilos que dieron las 25 primeras hectáreas en producción.

En los años siguientes, viña y bodega irían aumentando en sucesivas ampliaciones a través de un continuo pero también pausado y meditado crecimiento, regido siempre por el criterio de no perder ni un ápice de calidad, alcanzándose actualmente las 230 Ha.

El principio de todo

1982

En 1982 nace en Segovia el Restaurante José María, transformando el concepto de los vinos que se servían en los mesones castellanos. Eliminando la tradicional jarra para dar lugar al vino embotellado, cuidando al máximo la temperatura y el servicio adecuado de los vinos.

En 1987 José María Ruiz encabeza junto con un grupo de segovianos amantes del vino el proyecto de crear una bodega en una buena zona de vinos tintos. El lugar elegido fueron las laderas de Carraovejas, en Peñafiel,

El inicio de un sueño

1973

José María Ruiz, fundador de Pago de Carraovejas,  representa a España en el ‘Primer Concurso Mundial de Sumilleres’, celebrado en Milán. La cultura vitivinícola en España no gozaba entonces del prestigio de hoy día pero José María Ruiz, junto con el otro representante español “Pedraza”, consiguen un meritorio 5º puesto entre más de 60 países.

Aquella experiencia supuso el inicio de la fermentación de unas ideas: su deseo de poner en marcha su propio restaurante, junto con sus propios cochinillos y su propio vino. El desarrollo de la cultura vitivinícola en otros países y la importancia que a los vinos se les otorgaba en otros lugares, llevaron a José María a formarse y conocer en profundidad el proceso de elaboración de los vinos y de su degustación.